Yanna Lazala

Bio

Sí, sí , sí, sin duda alguna yo quiero ser esa que hace sufrir y no la que sufre, yo prefiero ser la que rie la última más que nada porque me apetece reir más que llorar, y no me importa no ir al cielo porque yo hace tiempo que ya he ido a todas partes y el cielo pues ni fú ni fá. Esa que en las películas se viste con ropa provocativa, esa que se pone zapatos de tacón que dan vertigo y que fuma descaradamente echando el humo en la cara de todos los que le ponen el corazón a sus pies, yo quiero ser esa que enloquece y domina, la que fué el pecado original en sí mismo, la que engaña y no la que es engañada. Me gusta la imagen de esa mujer que calcula cada paso de su trayectoria y que pasa por encima de tanta cosas, amor, niños, hogar, me parece duro y desafiante pero dá una sensación de victoria egoista que pocas mujeres se atreven a a saborear más que nada porque nosotras siempre ponemos por delante al otro, a la familia, a la sinceridad. Las malas en las películas son siempre morenas, y terminan solas e infelices, las malas no son malas del todo ya que sufren cuando se quedan solas,¿finalmente son mujeres no?, las malas trabajan como periodistas, o como politicas, dirigentes, espias, las malas no tienen bebés, no tienen casas, no tienen amigas, no tienen marido...pobres malas! Quiero ser mala un ratito, no comerme la cabeza con lo que es moral o ético, no pensar todo el rato en cómo complacer a los demás, no preocuparme de si la comida está buena y la casa está limpia, no ocuparme de los mayores, de los enfermos de los más pequeños, no sentirme culpable por sentarme frente al televisor con una cerveza en la mano sin pensar en nada más. Tengo ganas de decir lo que pienso realmente sin importarme la imagen que doy por ello, sin preocuparme de gustar siempre a los demás, quiero ser un poco cínica, un poco egoista, quiero hacer las cosas sin pensar en mañana ni en lo que va a pasar. Levantar la voz si fuera necesario sin pasar por una histérica o ser acusada de padecer el síndrome premenstrual. Mala y provocativa, mala y superfeminista, mala y adultera, mala y arrivista, , mala y peleona, mala y ebria, mala y pendenciera, mala con avaricia, mala con mala intención, mala con alevosía, mala como no sabemos serlo nunca de tanto aprender a ser niñas buenas, mala con los demás y no conmigo misma como tenemos tendencia a hacer las féminas en general. Y después, como si nada, volver a ser yo misma, a ser cualquiera de nosotras, sin más , como si nunca hubiera roto un plato, y ver las cosas desde el punto del medio, ese que no es ni bueno, ni malo , ni nada, ese que es el que nos sale del alma, ese que es el que tenemos que ser. BESOS MALVADOS SEXY REBELDE

Latest Insta posts

Current Online Auctions